Joyería Artesanal en Larimar y Ambar podría generar US$1,000 MM cada año

0
95

Proyecto
Presentación de Proyecto Piloto para Potencial la Joyería Artesanal Dominicana

Perfil

Relanzamiento de la Joyería Artesanal Dominicana, Creación de Grupos Asociativos y uso de infraestructuras para la producción conjunta, mediante planes pilotos en Santo Domingo, Barahona, Puerto Plata y la Región Este.

FAUSTO ARAUJO
ProArtesaniaRD

Septiembre, 2020,
Santo Domingo, RD

Proyecto

Presentación de Proyecto Piloto para Potencial la Joyería Artesanal Dominicana

TERMINOS DE REFERENCIAS

1.- Titulo del Proyecto
Relanzamiento de la Joyería Artesanal Dominicana, Creación de Grupos Asociativos y uso de infraestructuras para la producción conjunta, mediante planes pilotos en Santo Domingo, Barahona, Puerto Plata y la Región Este

2.- Introducción y Antecedentes
El sector artesanal nacional -especialmente la elaboración y comercialización de joyas en ámbar y larimar- constituye un pilar en la generación de riqueza del país.
El Larimar -conocido como la bella turquesa dominicana- es una piedra única en el mundo, que solo se obtiene de minas en la provincia de Barahona, por lo que ha sido declarada por la Unesco como “Patrimonio Cultural del Mundo”. Y el Congreso Nacional, mediante Ley 296-11, de fecha 05 de octubre del 2011, la declaró como “Piedra Nacional” de la República Dominicana.

Con su colorido y aceptación impresionante en el país y el extranjero, es incorporado a la joyería nacional a mediados de los años 70. La preciosa piedra fue identificada originalmente por el señor Miguel Fuertes Loren; Miguel Méndez, le dio el nombre de Larimar y fue el pionero en la elaboración de joyería a través de la misma; mientras que Norman Rolling, fue el geólogo que orientó el trabajo de la piedra y los pasos para el descubrimiento de la mina.

De su lado, el ámbar dominicano (que procede de una resina fósil del árbol del género Hymenaea del período geológico terciario y se encuentra entre Santiago y Puerto Plata) está considerado como el más rico y codiciado del mundo.

Definitivamente, los materiales más se utilizados por los artesanos y bisuteros dominicanos a la hora de elaborar sus piezas son larimar 88.4% y ámbar 42.7%, seguidos por plata, el caracol del lambí, el coral y réplicas de moneda, entre otros.

Además, de ser el único país en el mundo productor de Larimar y uno de los principales generadores del mejor Ámbar del mundo, la Republica Dominicana también es principal productora de oro y plata de América Latina y ocupa la cuarta posición a nivel mundial.
Durante el Estudio “Caracterización de los Talleres de Joyería Artesanal en la República Dominicana,” elaborado por el Ministerio de Industria Comercio y MiPymes (MICM), se entrevistaron un total de 372 artesanos con talleres de joyería en las provincias de Santo Domingo, Barahona, Puerto Plata, La Romana, Hato Mayor, La Altagracia, Santiago y María Trinidad Sánchez., que generan 1 mil 197 empleos directos y 5 mil 985 indirectos. De esos Talleres de Joyería Artesanal Dominicana, el 74% se distribuyen entre Santo Domingo, el 27.4%; Barahona; el 26.6%, y Puerto Plata, el 19.4%.

Las ventas y exportaciones indiscriminadas en bruto del Larimar han provocado que la misma se esté comercializando en prácticamente todo el mundo, especialmente en China, Japón, La India, Afganistán, Pakistán y otros países asiáticos; en Europa, Estados Unidos, Brasil, Centro América y varias islas del Caribe, los cuales ofertan nuestra Piedra Nacional semiprocesadas o procesadas (convertidas en finísimas joyas, a veces con diamantes, rubí, esmeralda, oro o plata) como una piedra de sus países o como la Gema del Caribe. Obviando a la República Dominicana y que es una piedra preciosa exclusiva de Quisqueya.
En efecto, aparte de sacar el mayor provecho económico de la Piedra Nacional, de (un producto único de la Republica Dominicana) también niegan o distorsionan el origen de la misma. En algunos casos, lo ligan con otros materiales de pésima calidad o falsa plata, lo que hace un daño extraordinario a su imagen e incuestionable belleza.

3.- Justificación
El ámbar y el larimar son los mejores exponentes de la joyería dominicana, ambos representan los artículos de mayores ventas en el mercado turístico de la nación. Son productos distintivos y finito en el mercado turístico nacional, con ventas anuales que sobrepasan los US$370 millones de dólares, según cifras del Banco Central, y con un alto potencial de encadenamiento con sectores como el turismo y la moda.

Las investigaciones y estudios que se han hecho sobre el sector -aparte de poner en evidencia su extraordinario potencial para contribuir con el crecimiento económico nacional- han arrojan los siguientes retos:
a) La necesidad de que se prohíba la exportación en bruto del Larimar y se haga una justa distribución de las materias primas de primera calidad
b) Fortalecer la capacitación para lograr la competitividad,
c) Crear nuevas y novedosas técnicas de diseños,
d) Promover la integración y los encadenamientos productivos a las cadenas de valor de los sectores de moda y turismo;
e) Impulsar Grupos Asociativos entre joyeros: clústeres, grupos de eficiencias colectivas, cooperativas, Naves Industriales, entre otros, que fomenten la unidad y la formalidad y evitar la dispersión y falta de unión.
f) Acceso al crédito y a la formalización de las empresas y
g) Dotar los talleres de tecnologías avanzadas, con modernos equipos y maquinarias.
El 69% de las MIPYMES Artesanales de Orfebrería y Bisutería tienen entre 2 y 5 empleados y el 48.1% se ubican en lugares propios, un factor que favorece la capacidad de adquirir financiamiento. El 79.4% de los negocios son informales, pues, tan solo el 19.6% de los artesanos posee el Registro Nacional de Contribuyentes (RNC). Esa alta informalidad y el hecho de que generalmente los turistas no registran en la Dirección General de Aduanas las compras de Larimar y Ámbar que realizan provoca que no se tengan estadísticas de un alto volumen de esas ventas y los recursos que generan.

4.- Objetivo General del Proyecto
Garantizar la justa explotación, diseño, manufactura y comercialización del Larimar, el Ámbar y otros materiales autóctonos utilizados en la Joyería Artesanal Dominicana; Crear espacios de producción adecuados que incentiven la Asociatividad Empresarial; obtener tecnologías de punta; estimular la mejora de las MIPYMES Artesanales, la capacitación y la aplicación de tecnologías limpias y buenas prácticas, bajo un modelo asociativo que permita la producción masiva de joyas de calidad y con entregas más rápida.

5.- Alcance y Beneficio del Proyecto
• Prohibición de la Exportación de Larimar en Bruto (Derogar o modificar, el Decreto 431-18, sobre la explotación, procesamiento y exportación del ámbar y larimar en estado natural o semiprocesado);
• Transformar, formalizar y hacer más eficientes, productivas y competitivas, en el plano local e internacional unas 400 MiPymes Artesanales Orfebres del país, en beneficio directos e indirectos de más de 7.200 productores de Santo Domingo, Barahona, Puerto Plata, La Altagracia, Hato Mayor y La Romana;
• Fomentar una Marca Región, fundamentada en la explotación de Larimar,” en la Región Enriquillo con Grupos Asociativos de artesanos de Cabral, Los Ríos, La Lista, Oviedo, Duvergé, entre otras comunidades de la zona, quienes a parte de las exportaciones aprovecharan la explotación de los atractivos naturales y turísticos de Pedernales (Bahía de las Águilas, el Hoyo de Pelempito, la Laguna de Oviedo); el Lago Enriquillo, las uvas de Neiba, el balneario Las Marías, entre muchos otros;
• Hacer lo mismo, a través de grupos asociativos y la obtención de naves industriales, en Santo Domingo, Puerto Plata y la Región Este, cuyas zonas, además del potencial de la artesanía en el área de joyería, son a donde concurre la mayor cantidad de turistas que nos visitan;
• Obtener del Estado, a través del Ministerio de Industria, Comercio y MiPymes (MICM) y ProIndustria las facilidades de espacios (al menos 4 naves industriales) en Santo Domingo, Barahona, Puerto Plata e Higüey);
• Capacitación Puntualizada y Asistencia Técnica para desarrollar nuevos diseños y mejorar las técnicas de producción y mercadear las marcas;
• Financiamientos para la obtención de nuevos equipos y maquinarias.

• Clasificar entre 300 o 400 MiPymes Artesanales de Orfebrería, para que pueden acceder a los beneficios de la Ley 84-99, de Reactivación y Fomento de las Exportaciones, bajo el Régimen de Admisión Temporal o del Sistema de Reintegro de Gravámenes.

• Garantizar que un porciento significativo del Larimar, Oro y Plata de mejor calidad que se explotan en el territorio nacional sean destinados de manera preferencial a las MiPymes Artesanales del área de Joyería, a los fines de que sean usadas como materias primas por los artesanos y bisuteros.

• Tener una producción regular todo el año y acceder a nuevos mercados.

6.- Requerimientos para la Implementación
 Espacio Físico
(4 naves industriales. 1 en Santo Domingo, 1 en Barahona, 1 en Puerto Plata y 1 en Higüey o
Hato Mayor);
 Equipos y Maquinarias con tecnología de punta
 Mobiliarios de Oficina

7.- Recursos Requeridos para el Proyecto
• Capacitación Puntualizada
• Asistencia Técnica
• Logística -Personal de apoyo, equipos, organización de los espacios y de actividades.
• Programas de Financiamiento y Marketing

8.- Periodo de Ejecución
Dieciocho (18) meses.

9.- Anexos
a) Aspectos Técnicos: Larimar y Ámbar
b) Gráficos del potencial del sector y los principales mercados de destino
c) Fotografías ilustrativas

9.1 Aspectos Técnicos del Larimar y el Ámbar

El paraje Los Chupaderos, de la sección Los Checheses, ubicado a alrededor de 10 kilómetros del municipio cabecera de Barahona, es la región más importante de Larimar en la República Dominicana y el mundo.

En ese terruño de la Región Sur Occidental se encuentra un diminuto complejo volcánico básico, constituido por basaltos y rocas porfídicas con evidente alteración. En su interior se observan concentraciones en pequeños bloques, de un mineral de color azul, característico de la pistolita o Larimar de nuestra nación.

De su lado, el ámbar -que se extrae directamente de la resina de los árboles- se ubica fundamentalmente en la Cordillera Septentrional, entre Santiago y Puerto Plata. Especialmente se encuentra en las secciones Juan de Nina y Rancho Ambrosio; así como en las de Palo Alto, Palo Quemado y La Toca.

Después que se identifica la materia prima de mejor calidad de Ámbar o Larimar y pasa por las manos de los artesanos “lapidarios,” los orfebres proceden a la producción de las joyas hasta ser transformadas en verdaderas piezas de arte.

El paso más complicado del proceso de la transformación del ámbar y el Larimar es el montaje de la piedra en joya final, muchas veces y -según el país- los soportes más empleados son oro, plata, concha, caracol, diamante, rubí, esmeralda y otros materiales.