Se añaden 25 nuevos sitios a la Red Mundial de Reservas de Biosfera

0
82

París, 28 de octubre – El Consejo Internacional de Coordinación del Programa de la UNESCO sobre el Hombre y la Biosfera (MAB) aprobó hoy la incorporación de 25 nuevos sitios (uno de ellos transfronterizo) de 18 países a la Red Mundial de Reservas de Biosfera, con lo que el número total de éstas asciende ahora a un total de 714, repartidas en 129 países de todos los continentes.

Además de aprobar la integración de esos nuevos sitios en la Red Mundial, en su reunión virtual de los días 27 y 28 de octubre el Consejo también autorizó la ampliación o una nueva zonificación de cinco reservas ya existentes, que en la mayoría de los casos fueron acompañadas por un cambio de sus denominaciones.

Este año, entre los nuevos sitios designados para formar parte de la Red figuran los de Ordino, Fogo y Maio, Mwali,Minett y Nordeste de Tobago, ubicados respectivamente en Andorra, Cabo Verde, Comoras, Luxemburgo y Trinidad y Tobago. Con esas designaciones estos cinco países se incorporan por primera vez a la Red.

“Ahora es la hora de la transformación”, dijo la Directora General de la UNESCO, Audrey Azoulay. “Las crisis también crean oportunidades, como la oportunidad de cambiar cómo vemos nuestras relaciones con la naturaleza, con los demás y con la Tierra. Sabemos que seguir como hasta ahora no es una opción con futuro. Precisamos una ‘nueva normalidad’ para la biodiversidad”.

Cuatro Estados Miembros solicitaron al Consejo Internacional de Coordinación del MAB que fueran retirados 11 sitios de la Red Mundial. Australia pidió la retirada de los cinco sitios siguientes: Uluru Ayers Rock-Mount Olga, Croajingalong, Riverland (ex Bookmark), Kosciuszko y Unnamed (Mamungari). Bulgaria hizo otro tanto con respecto a estos cuatro sitios: Ali Botouch, Doupki-Djindjiritza, Mantaritza y Parangalitsa. Por último, la República Democrática del Congo y México solicitaron la retirada de los sitios de Lufira y de las Islas del Golfo de California, respectivamente.

Las reservas de biosfera, cuyo objeto es armonizar las actividades humanas con la preservación de la biodiversidad y el uso sostenible de los recursos naturales, son un elemento esencial de la labor de investigación y concienciación que lleva a cabo la UNESCO para fomentar las prácticas innovadoras en materia de desarrollo sostenible y contrarrestar la pérdida de bioversidad, apoyando a sus Estados Miembros y a las comunidades en la empresa de conocer mejor, valorar y salvaguardar la riqueza biológica del medio ambiente en que viven.

Las nuevas reservas de biosfera son designadas cada año por el Consejo Internacional de Coordinación del MAB, un órgano ejecutivo rotatorio integrado por los representantes elegidos de 34 Estados Miembros de la UNESCO. El MAB es un programa científico intergubernamental precursor de la idea del desarrollo sostenible.