La música urbana y la doble moral

0
89

Por: Valery Gómez

Con el nombre de música urbana se identifica una serie de estilo musical surgido a partir de los años 80. Se considera al hip-hop como el padre de la música urbana el cual surgió a finales de los años setenta como una respuesta de los afroamericanos de barrio pobre de Nueva York, que no podían permitirse ir a discotecas de moda en la época. La música urbana se ha expandido por todo el mundo y Latinoamérica no ha sido la excepción.

La música urbana en la República Dominicana surge a finales de los años ochenta y a principios de los años noventa con un grupo de jóvenes que querían expresar sus sentimientos y vivencias. El dembow es un estilo muy popular en la música dominicana. A menudo el dembow es acusado de ser una música poco elaborada y estudiada. La música urbana ha sido foco de innumerables críticas por diferentes personalidades del mundo del espectáculo.

La doble moral es un criterio aplicado cuando a un individuo o institución se le acusa de ejercer una doble norma en el tratamiento dado a diferentes grupos de personas. También se conoce como una doble moral cuando teóricamente decimos una cosa, pero en la práctica hacemos todo lo contrario; es decir obviar totalmente lo que es predicar con el ejemplo.

La música urbana se ha convertido en un fenómeno social y cultural que se ha extendido por la República Dominicana es muy escuchada por los diferentes medios de comunicación y las redes sociales. También se ha convertido en el foco de múltiples opiniones y críticas. Estas críticas se basan principalmente en el tipo de letra utilizado para la misma.

A diario las personas cuestionan la música urbana y sus letras, pero qué pasa con esos artistas son los verdaderos culpables de expandir ese contenido. Si bien es cierto que ellos tienen el libre albedrío de elegir lo que cantan, no es menos cierto que todos podemos elegir lo que escuchamos, al igual que lo que comemos, todos somos libres de elegir lo que le hace bien a nuestro cuerpo y a nuestra; en la música ocurre lo mismo que en el comercio las empresas producen lo que se consume, los artistas producen lo que la sociedad demanda.

Es fácil recargar la culpa hacia un género, pero es difícil aceptar nuestras culpas. Hay personas que salen a hablar mal del género urbano, las mismas personas que consumen su música disque porque está de moda. Ahí es cuando me preguntó cómo alguien puede criticar algo que consume es algo ilógico. Porque si no me gusta el mango pues no como mango y punto, pero no salgo y hablo mal del mango y luego me lo como. Si todo esto no es tener doble moral entonces no sé qué será la doble moral.

Cuando decimos que las letras de la música urbana tienen la sociedad corrompida, sería más fácil pensar que vivimos en una sociedad corrompida que demanda ese tipo de música con letras que no dejan el mejor mensaje del mundo y analizar quienes son los verdaderos culpables de la propagación de ese contenido. Una buena forma de hacer ese análisis es ver la cantidad de seguidores que tienen esos personajes que tanto se critica en la sociedad dominicana.

A veces es preciso cuestionar qué tan sincera son las personas cuando hablan con relación a la música urbana, cuando expresan su desagrado por las diferentes redes sociales. No sé si lo harán para quedar bien con la sociedad o para encajar en un determinado ambiente social o simplemente para obtener likes o si su preocupación es real ante la situación.

Quiero concluir con una interrogante que le permitirá descubrir si existe la doble moral con relación a la música urbana y su contenido, ¿si la música urbana no tuviera tanta demanda la seguirán produciendo?

La autora es:  Abogada Reside en Dajabón.